Estricta política fronteriza  de EE.UU. podría continuar mientras virus disminuye

Imigrantes son cateados por agentes de inmigración y aduanas al ser encontrados cruzando la frontera ilegalmente.

La política estadounidense de expulsar rápidamente a los migrantes detenidos a lo largo de la frontera mexicana podría continuar incluso después de que las restricciones de cuarentena del coronavirus se alivien en todo el país, anunció hace días un funcionario de la administración Trump.

Organismos pro inmigrantes dicen que la política ha privado a algunas personas del derecho a solicitar asilo.

Esta previsto que la política expire el 20 de mayo, pero Mark Morgan, comisionado interino de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), dijo que es posible que deba ampliarse para proteger la salud pública.

Morgan  señaló que las autoridades sanitarias de EE.UU. deberían considerar que el virus aún no ha alcanzado su punto máximo en México y Centroamérica, junto con la posibilidad de que se propague en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza y más allá, antes de determinar si se puede reanudar la aplicación antes del brote.

“Incluso si hablamos de que Estados Unidos se está abriendo, es un enfoque gradual”, afirmó Morgan a los periodistas en una conferencia telefónica para discutir estadísticas que muestran una fuerte caída en las detenciones fronterizas. “No vamos a pasar de cero a 60 y va a volver a ser como era antes de COVID de la noche a la mañana”.

El presidente Trump ha hecho de la reducción de la migración ilegal uno de los temas centrales de su gobierno. Sus oponentes lo acusaron de usar la pandemia como pretexto para adoptar políticas de línea dura que apelan a su base política mientras busca un segundo mandato en la Casa Blanca.

El presidente cerró las fronteras con México y Canadá a casi todo el tráfico con excepción del esencial en marzo. Le otorgó a la CBP el poder de expulsar rápidamente a los migrantes, citando la amenaza potencial para la salud pública, el 21 de marzo, y extendió la orden ejecutiva por 30 días el mes pasado.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomendarán si extender la política fronteriza. Pero Morgan explicó que las agencias deberían considerar cambios a largo plazo en muchos aspectos de la vida en Estados Unidos. Apuntó a la forma en que las aerolíneas están tratando de mantener el distanciamiento social al mantener los asientos abiertos y los equipos deportivos están considerando realizar juegos sin la asistencia de fanáticos.

“Si estamos teniendo esas discusiones, espero que tengamos las mismas discusiones sobre la seguridad fronteriza con respecto a las enfermedades infecciosas y cómo debería ser después de COVID-19”, dijo.

Hasta el momento, las autoridades han detenido a dos personas con casos confirmados del virus en la frontera, indicó.

Un vehículo de la Patrulla Fronteriza permanece estacionado frente a un grupo de personas que mira desde el otro lado de la cerca limítrofe entre México y Estados Unidos en la zona conocida como Border Field State Park en San Diego.

La primera persona, de la India, fue detenida cerca de Calexico, California, el 23 de abril y mostraba signos de enfermedad. El segundo era un hombre de México que fue detenido esta semana mientras intentaba ingresar a Estados Unidos para buscar atención médica.

Morgan afirmó que el hombre mexicano fue enviado de vuelta a la frontera y que el ciudadano indio fue entregado a la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Médicos sin Fronteras criticó a Estados Unidos esta semana por expulsar a los migrantes a México, incluidos los solicitantes de asilo, cuando ese país no tiene un sistema confiable para garantizar cuarentenas o aislamiento para las personas deportadas.

El número total de migrantes que intentaron ingresar a Estados Unidos sin autorización legal en el mes de abril fue de aproximadamente 16,700, un 50 por ciento menos que en marzo y un 88 por ciento del año anterior.

El recuento mensual fue el más bajo desde abril de 2017, cuando las autoridades arrestaron o detuvieron a 15,798 personas en la frontera mexicana. Los cruces ilegales cayeron en picado al nivel más bajo en décadas durante los primeros meses en el cargo de Trump mientras los contrabandistas y migrantes esperaban para ver si las acciones del nuevo presidente coincidían con su encendida retórica de campaña, a veces llamada el “efecto Trump”.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.